La literatura, además del valor estético que por sí misma conlleva, también ha surgido como una herramienta de análisis de la realidad. La literatura, con la carga simbólica-interpretativa que siempre acarrea, tiene como misión fundamental, al decir de Carlos Fuentes, la de nombrar la realidad. Este nombrar la realidad se refiere a la capacidad con la que cuenta el discurso literario para, de forma bella, construir, explicitar, explicar, denunciar, comprender y transformar, la visión de ser humano y sus engarces en diferentes tiempos. Pablo Neruda y Gabriela Mistral, por ejemplo, al decir del mismo Fuentes, nos han enseñado cómo la poesía puede incidir directamente en la política cuando denuncia las injusticias de ésta. Sin embargo, la veta política política no es la única en que la literatura explota a la realidad. Problemas antropológicos, tales como la identidad, por ejemplo, han sido explorados de forma literaria por Octavio Paz y José Agustín. La ética es otro terreno importante en el cual la literartura es fecunda, sólo es necesario atender los análisis de Víctor Hugo en su obra Los miserables para dar cuenta de problemáticas tales como: ¿puede agotarse la persona en sus actos o ésta es más que la suma de aquello?, dilema que se presenta en los personajes de Jean Valjean y Javert.

Por otro lado, la filosofía, más una actitud de vida que un ámbito académico, según Pierre Hadot, tiene como misión fundamental cuestionar profunda e inacabadamente a la realidad y a todos los sectores de ésta. En este sentido, la filosofía es preguntarse por el propio ser humano y por su relación con el mundo en que habita. Aquí, grosso modo, se encuentra el punto de enlace entre Literatura y Filosofía: mientras la filosofía nos brinda elementos para cuestionarnos como seres existencialmente dentro del mundo, la Literatura nos brinda descripciones, formas de pensamiento y posicionamientos para responder a las cuestiones planteadas por la Filosofía. Obviamente, no se trata de privilegiar a una sobre otra ni mucho menos de privilegiarlas frente a otras disciplinas, pero sí de hacer explícito este vínculo.

Por ello, el presente seminario nace con la intención de, por medio de obras literarias, elaborar preguntas filósoficas que nos ayuden a entender ciertos tópicos-problemas que han aparecido a lo largo de la historia humana.


Metodología


Cada uno de los participantes irá reflexionando, por medio de preguntas, comentarios, críticas, etc., sobre su propia existencia. La lectura común versará sobre una novela o un cuento (una por semana) y se brindarán pequeñas técnicas de análisis que ayuden a comprender mejor el texto para luego interpretarlo desde nuestras propias vivencias.  

Temario


1. Ser o no ser o el dilema de la decisión
William Shakespeare y Soren Kierkegaard

2. El absurdo de la existencia
Janne Teller y Albert Camus 

3. La temporalidad y la memoria
Jorge Luis Borges y Henri Bergson 

4. Los perversos y el mal ontológico
Marqués de Sade y Elisabeth Roudinesco

5. La exclusión y la otredad
John Maxwell Coetzee y Emmanuel Levinas 

6. El suicidio y el sentimiento trágico  de la existencia
Haruki Murakami y Miguel de Unamuno
7. El papel de la mujer y la construcción del feminismo
Henrik Ibsen y Simone de Beauvoir 

8. El héroe y el bien moral
Frank Miller y Joseph Campbell 

9. La broma y la revolución
Milan Kundera y Jean Paul Sartre 

10. La importancia de la lectura en contextos fascistas
Dai Sijie y Carlos Fuentes 


DURACIÓN:

10 sesiones sabatinas, iniciando el 18 de julio de 2015

HORARIO:

10:00 a 13:00 hrs.

INVERSIÓN:

$2,500.00
Descuento especial a grupos

INFORMES E INSCRIPCIONES:

36  31 09 34 / 43 ext. 1102
difusion@if.edu.mx
skype: institutodefilosofia_ac

SEDE:

Instituto de Filosofía, A.C.
Camino Real a Colima n° 5160
Col. Balcones de Santa María
Tlaquepaque, Jalisco
Cp. 45606